CORRUPCIÓN: Algunas recetas para combatirla

22

Por: Dr. Jorge Apolitano Rodríguez

Uno de los principales problemas que afronta el Perú, es la corrupción, un mal enquistado, desde la época virreinal, hasta la actualidad, sin que ninguna autoridad (gobierno) hayan tomado medidas radicales para combatirla, porque han sido parte de ellas y absorbidas por las prebendas y el dinero que han recibido por los grupos de poder y las empresas transnacionales, como es el caso de Odebrecht.

El Poder Legislativo, donde se origina las leyes para tener un estado moderno, justo y equitativo, tiene que estar controlado por legisladores honestos, transparentes y que amen a su patria, dando mejores leyes para el bienestar de la población y del crecimiento socio económico del país. Por muchos años, hemos tenido un Congreso secuestrado por personas incultas y lobistas, que solamente han visto sus intereses personales y de grupo. La receta es el cambio total de legisladores con nuevas ideas, cultos y de conducta intachable.

Otro de los poderes que está mal visto, es el Poder Judicial, donde la corrupción campea al mejor postor, dando sentencias al gusto del cliente, como se pudo escuchar a través de los audios escandalosos por magistrados que hoy están purgando en la cárcel y otro prófugo de la justicia. El pueblo peruano exige justicia rápida y oportuna. Para esto, necesitamos Jueces bien capacitados, honestos y con mucha solvencia moral.

Algunos países de América Latina, luchan relativamente por la transparencia y se esfuerzan para garantizar que el objetivo sea el interés público, como es la adquisición pública de bienes y servicios. Cuanto más abierto y transparente sea un proceso, menos posibilidades hay de actividades ilícitas y abusos. Entonces otra receta, sería la transparencia en la Administración Publica del Gobierno nacional, regional y local.

Si los salarios del sector público son demasiados bajos, los funcionarios pueden sufrir presiones para completar sus ingresos de formas “extraoficiales”. Por esta razón, la receta sería que los servidores del estado, sean bien remunerados para evitar corrupción. Según un estudio los países menos desarrollados, había una relación inversa entre el nivel de los salarios del sector público y la presencia de corrupción.

Otra receta para prevenir y combatir la corrupción, es tener una libertad de prensa libre para denunciar los actos de corrupción, sin parámetros y sin ley mordaza y que gracias a ella se descubren los grandes actos de corrupción en la administración pública. Para esto, se tiene que reforzar el Control Interno a través de la CGR y las OCI.

La lucha contra la corrupción, en algunos países, es el uso de las plataformas de internet para las relaciones de la administración con la sociedad civil y el mundo empresarial ha prosperado, sobre todo, en las áreas del pago de impuestos, las adquisiciones públicas y los trámites burocráticos. Para esto, debemos apostar por un Gobierno abierto y electrónico.

El país vecino de Chile ha empleados las últimas tecnologías para crear uno de los sistemas de adquisiciones publicas más transparentes del mundo. Se creó Chile Compra, un sistema electrónico público de compras y contrataciones a través de una plataforma de internet, la cual dicho sistema se ha ganado una gran reputación por su calidad, su transparencia y su eficacia. Hay que imitar lo bueno, de otros países y así acabar con la corrupción. Esto sería la invocación al Gobierno a través de estas pequeñas recetas y sean puestos en práctica.