Pedro Castillo: Mujer gano contrato con el estado por más de 232 millones de soles al visitar Palacio de Gobierno y casa de Breña

67

*Defensoría del Pueblo pide transparencia a presidente Pedro Castillo

La afortunada empresaria Karelim López Arredondo, amiga del exsecretario presidencial Bruno Pacheco, gano un contrato de 232,5 millones de soles en Provias Descentralizado, luego de visitar a Palacio de Gobierno y la vivienda en Breña donde el presidente Pedro Castillo despacho.

El programa Cuarto Poder de América TV, informo que Karelim López visitó el domicilio en Breña cerca de las 10:00 p.m. del viernes 19 de noviembre, en una camioneta de placa AYR-388. Minutos antes se registró la llegada al lugar del ministro de Defensa, Juan Carrasco.

Hay que indicar, según el portal de transparencia, la asesora empresarial visito seis veces a Palacio de Gobierno, entre agosto a noviembre del 2021. Según los registros en 3 ocasiones ingreso a reunirse con el presidente de la República Pedro Castillo y las otras tres con Bruno Pacheco, quien es investigado por la Fiscalía Anticorrupción.

El contrato millonario con Provías

Una investigación el diario El Comercio señalo que el Consorcio Puente Tarata III, integrado por una compañía a la que asesora Karelim López, obtuvo la adjudicación de un contrato por S/232,5 millones de soles de Provías Descentralizado. La buena pro se dio en octubre último, después de que ella visitó tres veces los despachos de Pedro Castillo y Bruno Pacheco, entonces secretario presidencial.

La licitación ganada es para la “construcción del puente vehicular Tarata sobre el río Huallaga”, en San Martín, cuya sesión de calificación de propuestas y otorgamiento de la buena pro se realizó en cuatro días, del martes 19 al viernes 22 de octubre.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo está pidiendo una explicación al Presidente de la República Pedro Castillo, por estos encuentros nocturnos y respetar la ley de transparencia.

Investigación del programa Cuarto Poder pone en aprietos al presidente Pedro Castillo. ¿Trafico de influencias?