Un Estado ignaro, un sistema financiero mercantilista y un pueblo engañado: Ley friedmaniana

150

Por: Dr. Carlos Hugo Luna Rioja  (Director de ARDOC.LL.)

            ¿A quién beneficia la ley 31050 sobre la reprogramación y congelamiento de deudas a personas naturales y mypes? Con bombos y platillos el gobierno y el congreso anunciaron que se beneficiarían casi 7 millones de personas; tan ilusa pretensión nunca estuvo fundamentada en la realidad crediticia de los peruanos. Veamos por qué esto es un engaña muchachos, un producto de la ingenuidad e ignorancia del congreso populista, de la sabiduría de “la novia” del ejecutivo y del mercantilismo oportunista del sistema financiero peruano.

            La mediocridad de los congresistas, incapaces de observar e interpretar la realidad nacional, creyeron que a todos los deudores (7 millones entre personas naturales y mypes) les alcanzaría los articulados de la referida ley, y ésto no es así, pues los candados (criterios de elegibilidad y exclusiones) impedirán el acceso a un bolsón de peruanos que están en las otras categorías de calificación de riesgo que no sean el de estado normal o con problema potencial. Según SENTINEL, a diciembre del 2020, el 33% de peruanos están en condición de morosidad (riesgos 2, 3 y 4), lo que nos permite colegir que ya no serían 7 sino 4.7 millones los potenciales beneficiarios. Si a eso le agregamos que sólo accederán a los beneficios de la ley quiénes no hayan cumplido en pagar sus cuotas hasta tres meses antes de la vigencia de ley (08oct2020), es decir a quiénes estén al día en sus pagos al 08 de julio 2020. Pregunto: ¿cuántos de los 4.7 millones de potenciales beneficiarios perdieron sus empleos o sus negocios, o en el mejor de los casos redujeron significativamente sus ingresos?; y que como consecuencia lógica dejaron de pagar desde marzo 2020. ¿Cuántos nos quedan ahora como beneficiarios? No hay estudios que precisen cuánto, pero es lógico suponer que son la gran mayoría de estos potenciales deudores personales y mypes.

            Y acaso ¿la Ministra de Economía y los banqueros no sabían de esta realidad? Claro que sí, ellos viven muy documentados e informados, por eso dejaron correr la ley, fácilmente aceptaron un acuerdo con el ignaro congreso. ¿Y el pueblo? Si, fue vilmente engañado e ilusionado con la benevolencia y el noviazgo del congreso con el ejecutivo: populismo puro.

            Y para poner sello a una ley engaña muchachos, fieles al pensamiento Friedman, dejan que la mano invisible del mercado regule la negociación entre banqueros y deudores. El poderoso sistema financiero frente al desvalido deudor peruano; por que el banco establecerá, a los pocos que tendrán acceso a los beneficios de la ley, el plazo de la reprogramación, que es de 6 a 36 meses. Si, el banco le dirá a deudor reprogramado: pues tu deuda tendrás que pagarme en 6 meses, por ejemplo, de 40 mil soles, sino no hay negocio: ¿qué les parece? El resto que menciona la ley, es puro cuento: la reducción de la tasa entre el 15 y 25%, el congelamiento de la deuda, el aval del Estado peruano, etc. Si pues, nos hicieron el cuento en plena pandemia. Que Dios ampare al pueblo peruano.