LUCHA CONTRA LA CORRUPCION: LA JUGADA MAESTRA DE ALAN GARCIA

10

Solicitando asilo politico en Uruguay:
Como siempre eludiendo a la justicia, para no ser investigado de sus presuntos delitos que ha cometido durante su quinquenio de gobierno 2006-2011, el ex Jefe de Estado, Alan García Pérez, nuevamente realizo una “jugada maestra” como nos tiene acostumbrado, solicitando asilo político en el país de Uruguay.

Analizando la carta del ex mandatario aprista, solicitando el asilo al presidente Uruguayo Tabaré Ramón Vásquez Rosas, se puede observar algunas falacias de Alan García, que es un perseguido político, argumentando intereses políticos del Gobierno que quiere controlar el Ministerio Publico, el Poder Judicial y otras instituciones, rechazando que no es así.

En su misiva AG acusa injustamente al Gobierno y minimiza al Jefe de Estado, Martin Vizcarra, como un gobierno aparentemente democrático y lo más grave lo ridiculiza como un Presidente “accesitario” que reclama la destitución del Fiscal de la Nación, Gonzalo Chavarry.

El ex Presidente García, miente que se le están investigando de los delitos de “enriquecimiento ilícito” y “lavados de activos”. Todos sabemos que la investigación fiscal que se le sigue es por la presunta comisión de los delitos de “colusión agravada” y “lavados de activos” en agravio del Estado, en el marco del caso Odebrecht.

Opaca al Poder Judicial y al Consejo Nacional de la Magistratura, al no decir la verdad que uno de sus ex magistrados Cesar Hinostroza, está prófugo de la Justicia y que los miembros del CNM, fueron destituidos por el Congreso, por haber cometidos actos de corrupción de funcionarios.

El señor García, miente en su carta al Jefe de Estado de Uruguay, al manifestar que la Fiscalía de la Nación (Chavarry) es acosado por el Gobierno, pero no dice la verdad, que es blindada por los Congresistas de Fuerza Popular y de su partido el Apra, a pesar que ha sido señalado por sus propios Fiscales que sería uno de los integrantes de la organización criminal de “Los cuellos blancos del Callao”.

En su misiva, minimiza la credibilidad del Poder Judicial y Ministerio Publico, al aseverar que no existe “fiscales ni jueces naturales e imparciales”, luego que el Juez Juan Carlos Sánchez Balbuena, del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria Anticorrupción, considero que “existen suficientes elementos de convicción” para declarar la medida solicitada por el Fiscal José Domingo Pérez, para que pueda investigar los presuntos actos ilícitos de concertación de la licitación de la línea 1 del metro de Lima a la constructora brasilera Odebrecht.

En su carta al Jefe de Estado Uruguayo, expone que es una infamia sobre su conferencia internacional que ofreció a la Federación Industrial de Sao Paulo, ya como ex presidente en el año 2012. Sin embargo, AG no dice que le pagaron 100,000 dólares por dicha conferencia y que fue pagada de la “Caja 2” de Odebrecht, es un esquema de lavado de dinero.

En su extensa misiva también recuerda que en 1992 hubo Golpe de Estado por el ex dictador Alberto Fujimori, (hoy su aliado), fue asilado en el país de Colombia. No dice que el Poder Judicial, Ministerio Público y el Procurador, lo acusaron de múltiples denuncias por actos de corrupción en su primer gobierno 1985-1990, y dejando un país en quiebra.

De igual forma AG no recuerda que se acogió a la prescripción de sus delitos imputados por el Poder Judicial, sobre enriquecimiento ilícito. Nunca demostró cómo fue el “Mago de las Finanzas” según Cesar Hildebrandt, como consiguió las 13 propiedades en un lapso de 10 años, y como adquirió su última casa valorizada en 830,000 dólares en El Rosedal, de Miraflores. Ni más recordar su casa de Francia y España.

El Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y el Ministerio Público, con algunas excepciones de Fiscales probos, están trabajando por tener un país, sin corrupción, investigando y sancionando a los corruptos, no se puede permitir la impunidad de los peces gordos, por esta razón, exigimos al Jefe de Estado de Uruguay, de no dejarse sorprender de políticos “demagogos” y “corruptos” que quieran burlar la justicia peruana, solicitando asilo político.