Loncheras saludables para nuestros hijos

34

La especialista en nutrición, la Mg.  Zoila Mosquera Figueroa de la Universidad César Vallejo, resaltó la importancia de controlar la alimentación de nuestros niños, especialmente de aquellos que están en crecimiento. “Nuestros hijos, que por primera vez ingresan al jardín, necesitan mucha atención nutricional para que vayan desarrollando todo su sistema mental. De igual forma tenemos que cuidar la parte cognitiva para que sean estudiantes hábiles, inteligentes, intuitivos, y todo eso se consigue solo con la buena alimentación”.

Para ello, las madres deben de tener mucho cuidado, conocer un poco de nutrición para poder balancear los alimentos de una forma adecuada. Poner en la lonchera productos nutritivos que les ayuden a su desarrollo físico, mental y emocional de sus hijos.

Lamentablemente existen madres de familia que envían en las loncheras escolares golosinas, alimentos no saludables; por ende, las consecuencias pueden ser: niños desnutridos, caries dentales, sobrepeso, entre otras enfermedades recurrentes.

La lonchera es un alimento que no reemplaza al desayuno ni al almuerzo, es más bien un complemento de la primera comida del día; pues, el desayuno debe constar de alimentos energéticos, que los mantengan despiertos y activos. Todo niño que va al jardín desde los tres años necesariamente tiene que llevar una lonchera que debe contener:  

• Proteínas, que ayudan al niño a regenerar sus células, a mejorar su parte cognitiva y a crecer. Las proteínas están formadas por aminoácidos. La encontramos en la leche, jugo de naranja, quinua con manzana, avena, etc.

• Alimentos energéticos para que continúe con su proceso educativo y no se duerma durante la enseñanza. Por ejemplo, un pan acompañado de una rodaja de queso, huevo sancochado o rodajas de palta; pues ayudan a su desarrollo mental.

• Líquidos, como el agua de manzana o de piña. No gaseosas ni refrescos procesados porque contienen alto porcentaje en azúcar y preservantes.

• Frutas como: mandarina, plátano, chirimoya, uva, etc; para que les ayuden a consumir vitaminas y minerales necesarios para su organismo.

La especialista indica que también se les puede dar pasas, maní y pecanas, pues los frutos secos aportan muchos nutrientes. Se debe variar la lonchera con montos accesibles al bolsillo de los padres de familia.

Finalmente, recomendó no enviar pan con pollo y mayonesa, pues es un riesgo para el estudiante porque le puede causar intoxicación, diarreas o problemas estomacales. “Tampoco se debe enviar embutidos, golosinas, jugos procesados porque no es nada favorable para los niños”, indicó Mosquera Figueroa.