Cuando el e-learning se posiciona y supera el Aislamiento social

193

Por: Dr. Manuel Pérez Azahuanche (Especialista en Ciencia y Tecnología)

El aislamiento social que se está viviendo como medida para romper la cadena de transmisión del coronavirus COVID-19, ha originado cambios radicales en la humanidad, a su vez perspectivas algo inciertas sobre las nuevas costumbres y formas de vida que se presentarán a futuro. Sin embargo, los días pasan y somos testigos y actores de como se hace frente y se evoluciona ante tal situación. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, destacó en marzo de este año, que es importante aislar a las personas para evitar la propagación del coronavirus, fue entonces que los mandatarios en el mundo entero asumieron lo dicho, y hoy nos encontramos viviendo el distanciamiento físico entre personas con mayor cobertura y más prolongado de la historia de la humanidad, el cierre de escuelas y universidades, la cancelación de eventos deportivos y sociales en general. Esto, las organizaciones lo han asimilado y están adecuando su accionar a una modalidad no presencial, con actividades que se realizan desde casa o lugar de aislamiento de las personas utilizando tecnologías modernas de comunicación.

En el campo educativo, ha surgido de manera forzada la formación on line o a distancia, también conocida como enseñanza virtual o e-learning, término abreviado de electronic learning. En ella el proceso de enseñanza-aprendizaje se desarrolla a través de Internet de manera síncrona o asíncrona, y a pesar de la separación física entre el estudiante y el docente la comunicación es permanente y efectiva; aquí el estudiante es el gestor de sus aprendizajes con el apoyo permanente del docente tutor y sus compañeros. Es factor importante que el docente planifique estratégicamente el desarrollo de sus actividades, seleccione adecuada y oportunamente los recursos y utilice convenientemente las Tecnologías de Información y Comunicación.

Tras la publicación de la resolución N° 039-2020-SUNEDU-CD que establece los criterios para la adaptación de la educación no presencial, con carácter excepcional de las asignaturas comprendidas en programas académicos universitarios en el marco de la emergencia sanitaria declarada mediante Decreto Supremo N° 008-2020-SA, las medidas para prevenir y controlar el COVID-19 previstas en el Decreto de Urgencia N° 026-2020, la Resolución Viceministerial N° 081-2020-MINEDU y normativa conexa, que buscan coadyuvar a la continuidad de la prestación del servicio de educación universitaria de acuerdo con criterios de accesibilidad, adaptabilidad, calidad y otras condiciones esenciales para el aprendizaje, publicado en el Diario el Peruano; las universidades han optado por implementar planes y sistemas de educación a distancia para sus propios estudiantes, incorporando o potenciando sus plataformas virtuales con recursos que optimicen la gestión estratégica institucional, la gestión administrativa y sus resultados, pero sobretodo las acciones para la enseñanza y el aprendizaje a través del uso de videoconferencias para el desarrollo de clase, los foros académicos, exámenes en línea, asesorías virtuales, entre otros.

En Perú, el reciente Informe Técnico del INEI indica que solo 34% de los hogares en Perú disponen de, al menos, una computadora; y el 39% de los hogares cuentan con él servicio de Internet. Y en las áreas rurales solo 6% de los hogares cuentan con una computadora y el 5% acceden al servicio de internet; cifras preocupantes que las autoridades deben tomar en cuenta y revertir a la brevedad posible porque el e-learning ha llegado para quedarse, y tras levantar el aislamiento social quedará en docentes y estudiantes la experiencia de una virtualidad fortalecida, que se sumará fácilmente a la modalidad presencial; ese día seremos entonces parte de una comunidad educativa que migró en un corto tiempo y de manera circunstancial a un sistema híbrido de la educación, el b-learning o blended learning.