STANDING reconoció a Luis Valdivieso con Responsabilidad Social con Valores en la enseñanza Universitaria de Administración

53

La empresa STANDING, reconoció en días pasados la labor profesional, académica y de enseñanza universitaria de la Administración al Dr. Luis Constante Valdivieso Merino, por su Responsabilidad Social con Valores.

La DHC Vera Cabrera Dekovic, representante legal de Standing, entrego dicha distinción al recordado académico universitario y fundador del Colegio de Administradores de Empresas en Trujillo junto a otros académicos de CIDOC, así como personalidades de Trujillo.

Publicamos un importante artículo de Luis Valdivieso.

ESPÍRITU DE LIDERAZGO

Luis Constante Valdivieso Merino.

Hace algunos meses compartí con muchos amigos docentes, investigadores, empresarios, antiguos alumnos, etc. algunas notas sobre este tema del liderazgo y he recibido algunas opiniones muy valiosas que han enriquecido estás ideas. Debo agradecer las opiniones de Luis Fuentes Mantilla, Edilberto Pérez López, Edgardo Pérez Silva, Willy Gamarra, José Linares Cazola, Luis Ramirez Salinas, Gaspar Ayquipa Aychu, Melquiades Pretell, y muchos más que no logró recordar. Gracias nuevamente.

El imperativo es construir nuevos caminos rompiendo el equilibrio de lo establecido, buscar nuevas salidas, creativamente, innovadoramente. «El espíritu de liderazgo comporta ser creativo, para resolver problemas antiguos, para ver las cosas de otra manera, para plantearse problemas nuevos, para repensar la organización» (Navarro). Por ejemplo, cuando pensamos que la situación del país no tiene remedio es porque estamos renunciando a forjar un futuro distinto, que depende de cada uno de nosotros.

El líder produce resultados, consigue adhesiones libres e influye en sus seguidores que ven en él un ejemplo y una ayuda para conseguir sus objetivos. Es líder precisamente porque genera credibilidad. El vacío actual liderazgo en nuestra sociedad está marcado profundamente por la falta de credibilidad en la clase dirigente en general. El líder hace-hacer, y ofrece respuestas distintas de lo rutinario, muchas veces fuera de los ámbitos tradicionales del poder, porque su actuación demuestra más que poder una autoridad moral.

El espíritu de liderazgo nace desde dentro de la persona y desde ahí desencadena las acciones de servicio que se traducen en resultados eficaces. Es, más propiamente hablando, un auto liderazgo. Ser actor del cambio conduce al líder al compromiso y al logro de los objetivos.

La palanca del cambio es la voluntad, un querer que se afirma en el presente mediante la toma de decisiones acertadas y en el futuro en forma de propósitos realizables. Sólo «la fidelidad a los principios inspira la elección de los medios» (Thibon) y la no confusión de éstos con los auténticos fines. Además, es perfectamente lógico que el líder se enfrente de a problemas y los resuelva. Cómo afirma Heifetz, el liderazgo es «la movilización de los recursos de una persona o de una organización para avanzar en la solución de los problemas difíciles que enfrenta».