Prevención del COVID-19 en Trujillo, es tarea de todos

219

Por:  Jorge Apolitano Rodríguez

A un año el pueblo peruano y los trujillanos afronto una de las enfermedades infecciosas más contagiosas del mundo como es el COVID-19, virus proveniente de la lejana Wuhuan-China en diciembre de 2019 y que hasta la fecha ha causado la muerte en el mundo más de 2 millones 600 mil personas.

En Perú hasta la fecha (10 de marzo del 2021), se han producido un 1 millón 380,023 casos, dejando un saldo de 43,793 decesos, cifras oficiales del Ministerio de Salud, sin embargo, el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) registra a la fecha un total de 91,320 personas fallecidas a causa de la pandemia del COVID-19. ¿Quién tiene la razón de las cifras?, algún día se sabrá.

Esta enfermedad rompió fronteras, no le importo que sea un país rico o pobre, afectando a muchas naciones de todo el mundo, dejando crisis económica y sanitaria en el año 2020 y 2021, especialmente en los países pobres y en vías de subdesarrollo.

En La Libertad, según reportes oficiales del Comando Regional La Libertad COVID-19, hasta la fecha (10/3/2021) se han presentado 82,938 casos, dejando un saldo de 5,066 muertos. En la ciudad de Trujillo se registró 17,522 casos y 1,560 fallecidos.

Con estas cifras oficiales que es bueno que conozcan los ciudadanos trujillanos, el Gobierno Regional La Libertad y su ente la Gerencia Regional de Salud, no estuvieron preparados para afrontar esta pandemia, debido que no se dieron abastos los hospitales del sector Salud y de Essalud.

El precario sistema de salud en Trujillo, por falta de hospitales, personal médico, y equipos médicos (camas UCI, oxígeno, etc.) se produjeron muchas muertes, enlutando a muchas familias trujillanas y liberteñas.

Recordamos, los meses de mayo y junio del año 2020 y febrero del 2021, los hospitales fueron un caos y desorden, por falta de camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), oxigeno medicinal, medicinas y médicos especialistas.

Esta enfermedad que afronta su segunda ola en el país y en Trujillo, nos debe llamar a la reflexión, que debemos trabajar juntos, todas las autoridades gobierno central, regional, local, sociedad civil, empresarios y ciudadanía, sería lo más recomendable, para frenar esta pandemia del COVID-19.

Los errores de las autoridades fueron que no trabajaron en forma conjunta como se puedo observar, los enfrentamientos entre el titular del Gobierno Regional La Libertad y la Municipalidad Provincial de Trujillo, tanto de la anterior gestión que fue suspendido por actos de corrupción y el actual alcalde. Los resultados están a la vista más de 5,000 muertos.

Muchas personas contagiadas y postradas en camas de los hospitales de la Gerencia Regional de Salud y Essalud fallecieron por falta de oxígeno medicinal. Esto se hubiera evitado, si Trujillo hubiera tenido una planta de oxígeno. Fueron instaladas luego de la ola de muertes que se producían en los diversos hospitales de La Libertad.

La verdad, es que la falta de articulación y comunicación entre las principales autoridades regionales, se produjeron los decesos. Sin embargo, estamos a tiempo de corregir errores y trabajar en forma conjunta autoridades y sociedad civil organizada.

NO BAJAR LA GUARDIA

La pandemia no se ha ido, esta viva y es muy contagiosa, por tal razón la invocación a las autoridades nacionales, regionales y locales deben seguir con la campaña a la ciudadanía para que continúen cuidándose con los protocolos del caso: Como es usar la mascarilla, lavado de manos por 20 segundos, y respetar el distanciamiento social de un metro y medio.

Mientras que el Gobierno no vacune a toda la población peruana y trujillana contra la enfermedad del COVID-19 no podemos cantar victoria, porque el virus es muy contagioso y puede seguir matando a mucha gente.  

TAREA DE TODOS

La invocación a los ciudadanos trujillanos, es colaborar con las autoridades del sector salud, respetando las normas y los protocoles de bioseguridad para no contagiarnos y proteger a sus seres queridos como son las personas de tercer de edad que son los más propensos en contagiarse.

No queremos ver a gente irresponsable ir a fiestas COVID-19 que se realizan en discotecas clandestinas de los distritos de La Esperanza, El Porvenir, Víctor Larco y Trujillo, no respetando el toque de queda impuesto por las autoridades.

En otros casos, muchas personas trujillanas y de otros sectores salen a jugar a los campos de fulbito, sin mascarillas, no respetando el distanciamiento social. “Esta enfermedad no es un juego es real”, son las voces de algunas personas que estuvieron en los hospitales.

Falta pocos meses para que los liberteños, estén vacunados e inmunizados contra este virus infeccioso como es el COVID-19 considerado uno de los más contagiosos del mundo. Cuidarnos contra la pandemia, es tarea de todos.