Portal Ojo público investiga y desnuda al candidato que promueve discurso de odio en Perú

642

Tomado del portal Ojo público

El postulante Rafael López Aliaga –difusor de campañas de odio en redes sociales– promueve una imagen de empresario exitoso. Sin embargo, los hechos cuentan otra historia. En 2001 fue interrogado en el Congreso por supuesta evasión de impuestos, el 2005 desató una batalla campal en el centro financiero de Lima por líos empresariales, y en 2017 la fiscalía le abrió investigación por lavado en el Caso Panama Papers por uso de compañías offshore para mover recursos sospechosos. En ese contexto, una de sus mayores empresas en el país, Perú Holding de Turismo, registró millonarias pérdidas entre 2008 y 2019. Precisamente, esta compañía tiene inversiones con la multinacional Belmond LTD (antes Orient Express), favorecida con el proceso de privatización iniciado por el régimen de Alberto Fujimori. Hoy dicha cadena opera hoteles y trenes en Cusco, Urubamba y Machu Picchu, gracias a concesiones y usufructos entregados por la Iglesia y el Estado que terminan entre el 2025 y 2047.

La cadena hotelera Belmond –multinacional del turismo de lujo a nivel global y propiedad de la corporación que preside el tercer hombre más rico del mundo, el francés Bernard Arnault– tiene como socio de sus inversiones hoteleras en Perú al candidato presidencial Rafael López Aliaga Cazorla (61), líder del partido Renovación Popular, miembro del Opus Dei, y activo difusor de campañas de desinformación y odio en redes sociales contra periodistas y activistas que promueven la agenda de derechos humanos, LGTBI y de género.

La historia de López Aliaga empezó en 1961 en Lima. Aunque su infancia y juventud, hasta sus estudios de ingeniería industrial, la vivió en el norte del país. Luego forjó su carrera como ejecutivo de banca en la capital hasta incursionar en el rubro de inversiones en los ‘90. Gracias al proceso de privatización de bienes estatales, impulsado por el gobierno de Alberto Fujimori, López Aliaga y su socio Lorenzo Sousa Debarbieri, participaron en el negocio hotelero que montó Orient Express Hotels (Belmond LTD, desde 2014) luego de llegar al Perú.

BELMOND LTD, BASADA EN EL PARAÍSO FISCAL CARIBEÑO DE BERMUDA, CONTROLA EN LA PRÁCTICA OCHO ACTIVOS EN PERÚ.

La presencia de López Aliaga en esos negocios, sin embargo, no tuvo exposición mediática hasta 2001, cuando fue llevado al Congreso por una investigación que incluyó a Lan Perú y a Peruval Corp, una de sus mayores empresas en la época, por venta de acciones y presunta evasión de impuestos. En 2005, su nombre volvió a la palestra por una batalla campal en el centro financiero de Lima. Entonces, lo sindicaron como responsable de la incursión en las oficinas de Peruval, secundado por un violento grupo de personas que lanzaban piedras, en medio de un litigio empresarial con Sousa Debarbieri.

Desde aquel capítulo de violencia en las calles de la capital, López Aliaga mantuvo un perfil bajo, que solo emergía para amenazar con llevar a juicio a quien se colocara en el camino de sus negocios: ya sea contra los medios que perfilaban sus inversiones; entidades del Estado contra los que litigaba por sus empresas, o privados que cuestionaban su salto a la política en 2006, como regidor del partido Solidaridad Nacional, entonces presidido por el exalcalde de Lima, Luis Castañeda, quien hoy es investigado por el Caso Lava Jato. 

En este contexto electoral, OjoPúblico presenta una radiografía empresarial de López Aliaga, quien se ha jactado de tener más dinero que uno de sus rivales en la contienda: César Acuña, el otro controvertido empresario, exgobernador de La Libertad y millonario financista de campañas políticas, que creó un partido para intentar presidir al Perú. Hoy López Aliaga está con un pie fuera de contienda por una presunta infracción a la normativa electoral, al prometer que donará su sueldo si asume la Presidencia.

El ‘dealmaker’ de la cadena Belmond en Perú

La investigación de OjoPúblico inició con el análisis de las memorias y estados financieros de una empresa clave que López Aliaga preside, por lo menos, desde 1999: Peru Holding de Turismo SAA (PHT). Los documentos confirman que sus relacionadas son dueñas de PHT. Por ejemplo, vía Peruval Corp (involucrada en la investigación en el Congreso en 2001 y en los hechos de violencia en 2005), Perú Hotel Holding y Latin Security Corp controla el 33%; mientras que otras dos asociaciones que él preside (una de ellas bajo la sigla de Acres) tienen acciones por 49%. Siendo las inversiones más preciadas de PHT: hoteles y trenes en Cusco. 

En ese sentido, López Aliaga se ha basado en el prestigio y ubicación estratégica de dichos activos –administrados desde 1999 por Belmond LTD, cuando se llamaba Oriente Express– para promover en entrevistas su imagen de empresario exitoso, al mismo tiempo que en redes sociales difunde discursos de odio. Los estados financieros y memorias entregados a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), sin embargo, no permitían conocer con exactitud su real participación en el negocio con la multinacional.

Para ello, OjoPúblico revisó el perfil empresarial de López Aliaga en Registros Públicos, e identificó a un conglomerado de vinculadas a PHT, desde sus accionistas, subsidiarias y otras relacionadas a sociedades offshore en Panamá e Islas Vírgenes Británicas. En el análisis incluso aparecen otras sin relación con sus negocios inmobiliarios, como la Asociación de Víctimas y Afectados por el Covid del Perú, creada el año pasado en medio de la pandemia, junto a Yorry Warthon, uno de sus candidatos al Congreso y abogado de López Aliaga.

Precisamente, el Ministerio Público abrió investigación a López Aliaga por lavado de dinero en 2017 por el Caso Panama Papers e incluyo a Acres Investments LTD de Panamá y a una empresa que tiene el mismo nombre, pero en Nevada (EE.UU.), considerados territorios de escasa o nula tributación por entidades que luchan contra la evasión de impuestos. Según la fiscalía encargada, López Aliaga “no ha tributado por rentas de fuente extranjera […] de allí que habría usado sociedades o empresas offshore para canalizar activos de procedencia sospechosa”.

En cuanto a la relación exacta entre López Aliaga y la cadena Belmond LTD, esta empieza a esclarecerse cuando revisamos los reportes entregados por la multinacional del turismo de lujo a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés), fiscalizador del sistema bursátil en dicho país. Dos documentos son claves en este análisis: la declaración de Belmond LTD sobre su fusión con Moet Hennessy Louis Vuitton (LVMH) de propiedad del frances Bernard Arnault (el tercer hombre más rico del mundo, según Forbes); y su informe anual, ambos entregados en 2019 a la SEC.

En dichos documentos se confirma que Belmond LTD, basada en el paraíso fiscal caribeño de Bermuda, controla en la práctica ocho activos en Perú: cuatro hoteles en Cusco, Urubamba y Machu Picchu (que López Aliaga luce como inversiones de Perú Holding Hotelero SAA en sus reporte a la SMV), así como otros dos adicionales en Lima y en el valle del Colca y dos trenes que recorren el sur andino, a través de subsidiarias y acuerdos, respectivamente, que le aseguran a Belmond el control mayoritario del 50% de las acciones, así como puestos claves en los directorios y en las gerencias de dichas filiales.

Es más, toda la plana ejecutiva y gerencial de Belmond LTD –comprada en 2019 por LVMH, líder global de marcas de lujo como Dior, Tiffany, Givenchy, Louis Vuitton, Dom Pérignon y Moët & Chandon– tiene como CEO al holandés Hans Roeland Vos (basado en Reino Unido) desde hace varios años; y al francés Laurent André Carrasset Gros, como hombre clave en Perú, en calidad de Vicepresidente de División de Belmond Sudamérica, y legalmente como gerente general o apoderado en gran parte de las empresas que controlan los hoteles y trenes en Lima, Cusco y Arequipa.

MAGNATE. El tercer hombre más rico del mundo, el francés Bernard Arnault, controla la cadena de hoteles de lujo Belmond, a través de su emporio LVMH. 

Foto: Jérémy Barande

Por ello, el directorio de Belmond LTD, incluso desde antes de la fusión con LVMH, considera a López Aliaga solo como el gestor del acuerdo (“dealmaker”) que permitió el arribo final de la cadena al Perú en 1999 (entonces Orient Express), según una presentación hecha en Londres en 2015 por la plana ejecutiva de la cadena. Si bien López Aliaga participa en las juntas de accionistas de las empresas que manejan dichas inversiones en Lima (junto a su socio Souza Debarbieri), e incluso figura como presidente del directorio de algunas de ellas, el conglomerado está bajo el control de Belmond LTD, según los reportes.

Precisamente, Belmond LTD –en su reporte a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. en 2019– incluyó como activos bajo su propiedad en Perú a los hoteles Monasterio y Palacio Nazarenas (Cusco), al Machu Picchu Sanctuary Lodge (Machu Picchu) y al Río Sagrado (Urubamba); pero también a Las Casita (Colca en Arequipa); y a los trenes Andean Explorer e Hiram Bingham, para citar a los activos más notables de la cadena. En el reporte los califica como “Belmond properties and their locations” (propiedades de Belmond y sus ubicaciones). A López Aliaga y a Souza Debarbieri solo los colocan como “inversores peruanos del [otro] 50%”, aunque sin identificarlos.

Cabe indicar que las operaciones de Belmond LTD se extienden por América, Europa, África y Asia. En su reporte del 2019 a la SEC, la cadena considera a sus hoteles y trenes en Perú como claves para su negocio, ya que entre 2016 y 2018 fueron su segunda fuente de ganancias a nivel global, con US$14 millones de ingresos netos en promedio, solo superado por sus operaciones en Italia. Por este motivo, Belmond LTD consideró, en ese informe, que cualquier cambio en la política económica y regulatoria del Perú, sobre todo con la llegada de un nuevo gobierno, podría “afectar negativamente los negocios y resultados de las operaciones de la compañía”.

En ese sentido, en su declaración ante el JNE, López Aliaga no brindó información detallada de sus acciones en empresas en Lima y también omitió información de sus cargos en aquellas compañías. Sin embargo, luego envío una carta al ente electoral reconociendo su participación en sociedades del rubro energético, mercado de valores e inmobiliario, y hotelero-ferroviario (de las ocho que allí aparecen listadas solo tiene más del 50% de acciones en cuatro de ellas: Logos Development, Peruval Corp SA, LatinSecurity Corp y Perú Hotel Holding).

El candidato presidencial no incluyó a Perú Hotel Holding, la empresa que preside, a pesar de que las tres empresas antes citadas finalmente son accionistas del 33% de aquella.

Estados financieros: las pérdidas de Perú Holding de Turismo

La radiografía empresarial de López Aliaga además incluyó un análisis de Perú Holding de Turismo SAA (PHT), en base a sus estados financieros y memorias ante la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), entre 1999 y 2018. De acuerdo a dichos informes la empresa más relevante que preside el candidato de Renovación Nacional, y de la que tiene al menos el 33% de sus acciones a través de otras compañías, tuvo millonarias pérdidas económicas por casi 12 años consecutivos.

Estos documentos fueron elaborados hasta principios de 2019, un año antes de que el Perú declarara la emergencia sanitaria por la Covid-19. Por lo tanto, dichos informes no recogen los estados financieros de 2020, que también deberían arrojar pérdidas millonarias debido al impacto que la pandemia causó en el rubro turístico. En el caso del Perú, la crisis económica y la ausencia de turistas también alcanzó al sur andino, en donde operan los principales hoteles de la Belmond LTD, en los que López Aliaga tienen inversiones.

Las millonarias pérdidas de PHT son confirmadas ante la SMV por los propios auditores de dichos estados financieros: el estudio Ramírez Enriques y Asociados, entre 2008 y 2019; y la firma Portal Vega & Asociados, parte de la multinacional contable Kreston International, del 2009 y 2019. Estas cifras en rojo figuran transcritas en estos reportes a la SMV bajo la nomenclatura de “pérdidas del año”, en el rubro de resultados integrales consolidados, en cada informe financiero de PHT de los últimos doce años. 

Según los estados financieros del buque insignia que preside López Aliaga, Perú Holding de Turismo (PHT) tuvo pérdidas desde 2008. Por ejemplo, en 2015, las cifras en rojo superaron los S/143 millones; es decir, fueron 25 veces más que sus ingresos para el mismo año. En 2008, las pérdidas alcanzaron los S/52 millones; mientras que, entre 2009 y 2014, estas oscilaron entre los S/3 millones y los S/6 millones. En 2016, las pérdidas llegaron a los S/44 millones, nueve veces sus ingresos.

Solo en 2017, PHT reportó una ganancia de S/4 millones, seguida de una pérdida similar en el periodo anual posterior. Para 2019, antes de la pandemia, el estado de emergencia y la crisis económica, la empresa tuvo S/8,4 millones en pérdidas, según sus estados financieros declarados ante la SMV.

Las pérdidas de PHT, de acuerdo a los documentos, son el reflejo de los estados consolidados de ocho empresas que integran este grupo. Siete de ellas vinculadas al sector hotelero: Perú Hotel y Servicios, Perú Hotel y Corp, Perú Hotel Aguas Calientes, Perú Hotel Inc, Perú Hotel Holding, Marsano Palace Hotel y Marsano Palace. La octava es Compupalace Perú, ubicada en la conocida galería del mismo nombre en Miraflores, y en donde antes se erigía la mansión de época conocida como Casa Marsano.

PERÚ HOLDING DE TURISMO TUVO MILLONARIAS PÉRDIDAS ECONÓMICAS POR 12 AÑOS, A PESAR DE SUS HOTELES DE LUJO EN CUSCO.

Para 2019, PHT registraba –como ya lo hemos indicado– entre sus mayores accionistas a la Asociación de Crédito Social (Acres), que también ejerce la gerencia general de este grupo económico por un sueldo anual de US$300 mil. Desde su creación hasta la actualidad, Acres es presidida por López Aliaga, y ha invertido en el sector agroindustrial, minero y financiero, entre otros. En el esquema de aquellas inversiones destacó como su socio el exministro del segundo gobierno aprista, Hernán Garrido Lecca Montañez, en la fundación de una subsidiaria en 2014.

La historia de PHT inició en 1991, aunque su memoria anual más antigua y disponible es de 1999. Para dicho año, López Aliaga ya era su presidente y dirigía este grupo con Sousa Debarbieri (con quien luego se pelearía en 2005). Para 2007, después del enfrentamiento entre ambos, este último ya no era director en PHT. Seis años después, López Aliaga se consolidó en el accionariado del grupo a través de Acres, una de sus principales accionistas. A la fecha, esta última con la Asociación de Educación y Vivienda para Todos, ambas presididas por López Aliaga, controlan casi el 50% de las acciones de dicho grupo.

 Iglesia Católica y Estado: usufructos y concesiones para hoteles y trenes

OjoPúblico también analizó las operaciones de los hoteles y trenes de Belmond LTD en el sur andino en base a lo reportado a la SEC de EE.UU. y a la SMV de Perú. De aquí se desprende que la cadena multinacional controla en el Cusco el Hotel Monasterio, ubicado en un inmueble del siglo XVI; así como el Hotel Palacio Nazarenas, convento que resguarda valiosas piezas incas halladas en su construcción, gracias a contratos de usufructo firmados por el Arzobispado del Cusco por 30 años (vencerá en 2047) y 22 años (concluye en 2035), respectivamente.

Adicionalmente, el Machu Picchu Sanctuary Lodge –único hotel ubicado a pocos metros de la entrada a la legendaria ciudadela del Imperio Inca– se encuentra sobre un terreno bajo concesión entregado por el Estado en 1995 por 30 años. Desde el 2020, el Gobierno Regional de Cusco inició una revisión de dicha concesión, por presuntas deudas de dicha cadena de hoteles. Finalmente, Belmond LTD opera el Hotel Río Sagrado, construido en las laderas del río Urubamba en el corazón del denominado Valle Sagrado de los Incas. 

INVERSIONES. Belmond LTD tiene inversiones en Ferrocarriles Transandinos y PeruRail, a través de las cuales tiene acceso a lugares turísticos del sur del país. 

Foto: Belmond

En el caso de los trenes turísticos que recorren el sur andino, Belmond LTD es dueño de la mitad de la empresa Ferrocarril Trasandino S.A. (Fetransa) junto a la offshore panameña Peruval Corp que está asociada a López Aliaga, según los Registros Público de ese paraíso fiscal. Desde 1999, cuando fue creada, Fetransa administra dos vías férreas que recibió del Perú como parte de una concesión por 30 años. La primera recorre Arequipa, Puno y Cusco; mientras que la segunda ingresa hasta la puerta de Machu Picchu. El Gobierno denegó extender dicha concesión, por lo que culminará en 2034.

Fetransa, que tuvo ingresos por US$34 millones, según sus estados financieros entregados a la SEC, firmó un contrato con una empresa similar para transitar por dichas vías. Se trata de PeruRail, que tiene como dueña a Belmond y a Peruvian Trains & Railways S.A., creada en 2001 por López Aliaga y Souza Debarbieri. Según su web y estados financieros, PeruRail opera seis trenes, de los cuales dos destacan. El primero es el tren de lujo bautizado como Hiram Bingham, que ingresa al pueblo de Machu Picchu; mientras que el segundo es el Andean Explorer, un tren adquirido a una subsidiaria de Belmond en Australia, y que hoy recorre Cusco, Arequipa y Puno.

PeruRail, bajo control de Belmond LTD y sus socios peruanos, también realiza transporte de carga, y su principal cliente es la Minera Las Bambas para el traslado de cobre. Sin embargo, sus ingresos principalmente proceden de sus servicios de transporte de turistas. Para 2018, los ingresos totales de PeruRail fueron de US$163 millones, de los cuales US$95 millones proceden del turismo, mientras que el traslado de carga representó US$65 millones.

Para completar información de este perfil empresarial, OjoPúblico se contactó hace dos semanas con el equipo de campaña de López Aliaga, a través de su área de prensa, con el objetivo de entrevistarlo sobre su relación accionarial exacta con Belmond LTD; las pérdidas económicas de la empresa que preside Perú Holding de Turismo SAA; así como sobre la investigación del Ministerio Público en su contra a raíz del Caso Panama Papers. Sin embargo, al cierre de edición no hubo respuesta.

(Por ser de interés público, publicamos el informe periodístico de OJOPÚBLICO)

https://ojo-publico.com/2520/lopez-aliaga-los-negocios-de-un-candidato-ultraconservador