Nutricionistas trujillanos conocen más sobre el método de bioimpedancia

86

Los cambios corporales que sufren las personas como consecuencia del paso de  los años (anemia, obesidad, desnutrición), pueden llegar a tener un enorme impacto negativo en su salud, aspecto al que se le está prestando especial atención sobre todo en las dos últimas décadas, empleándose, en la actualidad, nuevos procedimientos de detección, con ayuda de la tecnología.

Por ello la Escuela Profesional de Nutrición de la Universidad César Vallejo realizó el “Seminario de evaluación nutricional con bioimpedancia”, método seguro y no invasivo que permite la recolección de información sobre la composición corporal de las personas.

“Esta técnica nos permite medir, en primer lugar, la cantidad de agua que hay en el cuerpo, así como el porcentaje de grasa y músculo. Medimos los porcentajes de resistencia y reactancia, es decir la impedancia corporal”, indicó el coordinador de la Escuela de Nutrición, Adrián Gerardo Quispe Tácunan.

El método de bioimpedancia hace uso del bioescan, equipo de manipulación sencilla, mediante el cual se pasa una cantidad de corriente eléctrica por el cuerpo del paciente (imperceptible por el individuo) con el fin de medir su capacidad para transportar una carga eléctrica determinada. De esta forma, se puede establecer la composición de los tejidos.

El obtener los datos exactos de la cantidad de grasa corporal o de masa magra, así como el exceso de agua, entre otros parámetros, permite conocer e identificar a profundidad aspectos que constituyen un peligro para la salud, como el sobrepeso, obesidad, edemas, trastornos alimenticios, pérdida de masa muscular; y, también, determinar el nivel de crecimiento y desarrollo del paciente.

Los temas abordados en la actividad académica fueron: “Composición corporal y principios de la Bioimpedancia”, “Uso y manejo del bioescan”, “Interpretación de resultados”, “Composición corporal en pacientes preescolares, escolares, adultos y deportistas”.

“Años atrás, las evaluaciones nutricionales eran muy superficiales, solo se enfocaban en dos aspectos: peso y talla. Pero hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, podemos conocer la composición corporal de los pacientes”, precisó Quispe Tácunan.