MARTÍN VIZCARRA SALIÓ AIROSO: Tenemos Presidente de la República, hasta el 28 de julio del año 2021

55

Por: Dr. Jorge Apolitano Rodríguez

Después del enfrentamiento abierto entre el Poder Ejecutivo y Legislativo, por la reforma política y judicial, así como la lucha contra la corrupción,  que lidero el presidente de la República, Martín Vizcarra, el resultado final fue a favor del Jefe de Estado.

No fue fácil ganar la batalla al Poder Legislativo, pero al final se impuso, debido que el pueblo peruano apoyaba las reformas y medidas que estaba liderando el presidente de la República.

Fue tanto su disposición del presidente Martin Vizcarra, que presento un proyecto de ley para adelantar las elecciones presidenciales y congresales, para abril del año 2020 y así superar la crisis y el enfrentamiento político.  

El Congreso desafiante a través de la Comisión de Constitución, que presidio la parlamentaria liberteña Rosa Bartra, archivo el proyecto de ley en su Comisión, ni siquiera paso al pleno para su discusión.

El Jefe de Estado estaba dispuesto,  irse en julio del año 2020, si se aprobaba el proyecto de ley de adelanto de elecciones. Sin embargo, la soberbia de los integrantes de la Comisión del Congreso con el aval del presidente del Congreso le importo el proyecto y fue a parar al archivo.

El plan B y la estrategia política del presidente Martin Vizcarra, fue presentar cuestión de confianza, pero ya no por su proyecto del adelanto de elecciones, sino por el procedimiento y la forma de la elección de los miembros del Tribunal Constitucional.

Los legisladores fueron advertidos antes de disolver el Congreso de la República, pero la prepotencia parlamentaria fujimorista con sus aliados apristas y tránsfugas, les importo el anuncio y pensaban que Martin Vizcarra, no tenía carácter y la decisión política de disolver el Parlamento.

La arrogancia de la mayoría fujimorista, aprista y aliados, no advirtieron las consecuencias y prosiguieron la elección de los miembros del TC. Fue entonces que el presidente Martin Vizcarra tomó la decisión de disolver el Congreso y anunciar elecciones complementarias parlamentarias.

El Jefe de Estado, tiene el 75% de apoyo popular, y  más aún que anoche tuvo el respaldo y la lealtad de las Fuerzas Armadas y Policiales. Tenemos presidente hasta el 28 de julio del año 2021.

En resumen Martin Vizcarra, salió airoso al aplicar una mejor estrategia política. La disolución del Congreso se ha hecho de acuerdo a lo que prescribe la Constitución Política del Perú.

La jugada de anoche del Parlamento al  juramentar a la vicepresidenta Mercedes Araoz, como Presidente de la República por el Congreso, fue una salida de perdedores, porque no juramento sin banda presidencial, no tiene respaldo popular, no tiene oficina (Palacio de Gobierno) donde despachar y no tiene respaldo de la FF.AA. y policiales. Es decir una “presidenta” sin corona y majestad. En política no hay que ser inocentes.