LAS CARCELES EN JAPON SON LAS MAS LIMPIAS DEL MUNDO

13

Mientras que en Peru son la verg?enza del universo.
El presidente de Nissan, Carlos Ghosn, está recluido en el Centro de Detención de Tokio, un lugar austero, con muchas reglas y restricciones, que contrasta con el lujo al que está habituado un hombre millonario como el ejecutivo brasileño, según Reuters.

Es probable que Ghosn esté en una celda de 4,8 metros cuadrados con un inodoro en un extremo. Muchas de las habitaciones en el centro de detención tienen tatamis y un futón; otras, de estilo occidental, cuentan con camas.

Los detenidos pueden ducharse en días establecidos, no todos. No pueden dormir durante el día.

Las celdas no tienen calefactores, por temor a que las personas recluidas se hagan daño. Tampoco hay televisores ni radio. Están prohibidos los cinturones y las corbatas para que los detenidos no los utilicen para intentar suicidarse.

Además, no tienen acceso a computadoras portátiles ni a teléfonos celulares.

En esta época del año, hace mucho frío en el lugar.

La comida tiende a ser de tipo bento con poca variedad, pero las personas recluidas pueden comprar alimentos y artículos de aseo adicionales. Además, sus parientes pueden llevarles alimentos, libros, revistas y ropa.

Los parientes y amigos pueden realizar visitas de 15 minutos una vez al día.

El profesor universitario Yasuyuki Deguchi subrayó que el sitio “no necesita ser cómodo porque no es un hotel, pero es limpio, higiénico y ordenado”.

“Ser extranjero no significa estar en desventaja. La gente que trabaja allí está acostumbrada a los detenidos extranjeros”, añadió.

El exfiscal de Tokio Tsutomu Nakamura descartó los rumores de que Ghosn esté en una celda VIP. “Todo el mundo es tratado de la misma manera, hasta un primer ministro”.

El abogado Hideto Ninomiya, que conoce el centro, dijo que la experiencia de estar encerrado es particularmente dura “para las elites atrapadas en delitos financieros. No pueden aguantar y eso hace que quieran confesar”.

El empresario Ghosn fue arrestado el lunes y aun no ha sido formalmente acusado. La ley en Japón permite que una persona esté detenida hasta 23 días antes de ser acusada. (I.P)