¡EL COMERCIO INFORMAL¡ Calles sin ambulantes en Trujillo

69

Por: Dr. Jorge Apolitano Rodríguez

El anuncio y ofrecimiento antes de campaña electoral de Daniel Marcelo Jacinto, de dejar en menos de 15 días, sin ambulantes el centro histórico de la ciudad de Trujillo, lo ha cumplido como alcalde. Este buen inicio, le da confianza y credibilidad a su gestión municipal.

Para realizar este cambio, la autoridad municipal, no está solo, tiene que contar con un equipo de apoyo y soporte, en primer lugar los trabajadores, los funcionarios y lo más importante, la decisión política del alcalde, para tomar estas acciones en forma conjunta con la Policía Nacional del Perú.

La estrategia tomada por el alcalde de Trujillo, Daniel Marcelo, le ha dado buenos resultados, no ha utilizado la fuerza para el desalojo de los ambulantes, sino algunos anuncios y comunicados a través de los medios de comunicación, redes sociales y el boca a boca de los comerciantes. El martes 15 de enero, no llegaron ningún ambulante con sus cosas y toldos que dañaban el ornato de la ciudad.

Para reforzar el anuncio llegaron agentes municipales y las fuerzas policiales en la avenida España, Gamarra y Grau, para cuidar que los ambulantes no invaden las calles. Muchos de los “comerciantes informales” son propietarios de grandes tiendas y negocios que salen e invaden las calles y avenidas de la ciudad, generando el caos y el desorden.

Ahora que se ha dado el primer pasó de haber erradicado a los vendedores ambulantes de la avenida España cuadras 17 a la 21, toca el segundo paso, ordenar a los informales que ocupan por años las calles de Sinchi Roca, Eguren, Los Incas, adyacentes del mercado Mayorista y la calle Zela, convertido en muladares de basura, desorden y robos.

En dicho lugar falta orden y la presencia de la autoridad. Los “ambulantes” que han capturado las calles de Trujillo por años, el 90% son medianos  comerciantes con grandes puestos en las calles y mueven miles de soles, que no pagan ningún sol al fisco. A pesar de esto la MPT debería reubicarlos en los Centros Comerciales “Plaza de Toros”, “Mall Plaza” (Av. España) tiendas que están vacías por falta de comerciantes.

Sin embargo, en el otro extremo de la “informalidad” existe aproximadamente un 10% que en verdad requieren del apoyo del estado (municipio) por la pobreza que pasan, a estos pequeños informales hay que ordenarlos con puestos en lugares estratégicos, en donde no interrumpan el libre tránsito de los peatones. Para lograr el objetivo, debería haber una oficina de formalización y seguimiento.

Estos “vendedores informales” que están en las calles de Trujillo, nunca van querer a formalizarse, están acostumbrados a no pagar impuestos a la SUNAT, MPT, no pagar alquileres de local, a no pagar planillas de trabajadores, son competencia con las tiendas formales que pagan todo.   Es decir, están acostumbrados a no respetar la ley.

Sería un grave error del alcalde de Trujillo, Daniel Marcelo, darles el local de la estación del ferrocarril (PROIND) terreno del Gobierno Regional, a los “ambulantes”. Recuerdo que en dicho terreno existieron dos grandes proyectos, el primero construir un moderno edificio donde funcionaria todo el Gobierno Regional La Libertad con sus respectivas Gerencias Regionales y así evitar pagar locales, el segundo proyecto la Construcción del Centro Cultural La Libertad, con sus áreas verdes, que a la vez servirá como un pulmón para los trujillanos.

Las autoridades regionales y municipales, deben trabajar por el desarrollo y crecimiento de Trujillo, en hora buena que el alcalde Daniel Marcelo haya iniciado esta iniciativa de erradicar el comercio informal que afeaba la ciudad, de eliminar la basura y los montículos de desmontes, recuperar los parques y jardines de la urbanizaciones, casi abandonados.

Ahora falta mejorar la seguridad ciudadana con cámaras de vídeo vigilancia colocadas en forma estratégica y el serenazgo, trabajar de la mano con la PNP y finalmente mejorar el transporte urbano, sacando de circulación a  combis, ticos y buses chatarras, cambiarlas con un moderno parque automotor, para esto pido la participación en forma conjunta de las autoridades regionales, políticas, culturales y la sociedad civil, para tener una ciudad limpia y bella, recuperando el nombre de Trujillo, que fue la capital de la primavera y la cultura.