CONGRESO ABYECTO: De prófugos y malhechores

26

Por: Dr. Jorge Apolitano Rodríguez

El Congreso de la República, donde se deben generar los grandes debates,  discusiones de ideas para proyectar y generar los proyectos de leyes y convertirlas en normas, se ha convertido en el aposento, de blindaje a corruptos, prófugos, malhechores y otros lo utilizan  como centros de reposo.

Queremos un Parlamento más dinámico y transparente con Congresistas que trabajen en favor del pueblo, que no hagan lobby, que se dediquen analizando y viendo las formas de sancionar los actos de corrupción con penas más severas, porque es uno de los principales problemas que afronta el país.

Todos sabemos que los actos de corrupción cometidos por funcionarios públicos, perjudican el desarrollo y progreso de los pueblos del Perú. Son más de 12 mil millones de soles que se pierden anualmente de las arcas del estado, por este problema. 

Ante esta situación es urgente la reformulación del ordenamiento jurídico penal para sobrepenalizar los delitos contra la administración pública cometidos por funcionarios públicos que influiría positivamente en la lucha contra la corrupción en el Perú. 

El Poder Ejecutivo presento al Congreso 12 proyectos de reforma política. Pero este Parlamento lleno de impresentables archivo el proyecto relacionado al levantamiento de la inmunidad parlamentaria, con el fin de sabotear las reformas del gobierno de Martín Vizcarra. Es decir, la inmunidad lo ha convertido en impunidad.

Del paquete de los 8 proyectos de ley que se envió al Congreso de la República, para reformar el sistema de justicia, solo dos están en marcha, uno fue observado y otros cinco proyectos están que duermen en el Parlamento. 

Este Congreso repudiado por el 84% de los peruanos,  ha blindado al ex juez supremo Cesar Hinostroza, de no pertenecer a una organización criminal (En Madrid y no pueden extraditarlo); el blindaje al ex fiscal de la nación, Pedro Chavarry, protector de Keiko Fujimori (en la cárcel) y Alan García (suicidado por estar acorralado por la justicia).

Se suma el ex congresista Edwin Donayre, (prófugo de la justicia) y a los 4 ex consejeros del CNM (blindados y sueltos en plaza). Con estas razones consideramos que era más que suficiente para disolver el Congreso por parte del presidente Martín Vizcarra, que ahora tiene que convivir con estos cuestionados personajes, que protegen a delincuentes.

La lucha contra la corrupción que había iniciado el Presidente Vizcarra parece que lo abandonado, debido que la alianza aprofujimorismo no le interesan los cambios y las reformas políticas y de justicia que buscan combatir la corrupción.

El pueblo peruano, queremos un nuevo Parlamento con nuevas ideas y que trabajen en favor de los pobres y de la clase trabajadora y no de la Confiep, así como de todos peruanos que aspiran tener una mejor calidad de vida.